ines de la fressange mobalpa

« Acondicionar un espacio para dedicarse tiempo a una misma »

Para Inès de la Fressange, la cabaña es como una alegre evocación de su infancia. La montaña, el bosque, el campo. Quería tener un refugio propio lejos de la ciudad. Un lugar cálido en el que todo estuviera optimizado hasta el último rincón.

Materiales en bruto y naturales

ines de la fressange mobalpa

¿El sueño de Inès? Acondicionar un pequeño espacio de 22 m2 que incluye: una librería, un banco, un escritorio y una escalera que lleva a un rincón de descanso. Sin olvidar el vestidor y un aseo con tocador. A la hora de decorar su cabaña, la estilista buscaba un ambiente auténtico y sosegado, entre modernidad y estilo personal.

Consejo decorativo: una vitrina en contraste integrada en la librería

Una librería de altura

mobalpa ines de la fressange
mobalpa ines de la fressange
mobalpa ines de la fressange 3
La puerta de entrada, como si fuera una alcoba, está enmarcada por unas baldas donde se exponen libros y objetos decorativos.

Aparte de la librería, la estancia principal incluye un acogedor banco con espacios de almacenaje. A la izquierda de la escalera, una pequeña zona de escritorio se prolonga con un marco de roble macizo. Las tonalidades de blanco y madera son relajantes, propicias para el dolce farniente.

La opinión del diseñador Mobalpa

mobalpa ines de la fressange
ines de la fressange mobalpa

La cabaña se estructura en tres niveles para delimitar bien cada espacio. En la zona más alta tenemos una cama bajo inclinación. Esa estancia sigue en la continuidad del escritorio, con el mismo acabado de roble macizo blanqueado barnizado y aceitado.

mobalpa ines de la fressange
ines de la fressange mobalpa
ines de la fressange mobalpa

En el nivel inferior, la distribución a medida del vestidor incluye un ropero y numerosos espacios de almacenaje. Un cajón acristalado y grandes arcones deslizantes. Un bufé con vitrina, hecho a medida, encuentra allí perfectamente su lugar. Al igual que la pequeña encimera con un elegante lavabo con grifo monomando de pared negro.

¿Te gusta este desarrollo?

Ir a la tienda

¡Ideal para ver y tocar los materiales, los colores y las distribuciones!

Nuestros modelos de inspiración

  • Ambiente ALTILLO
    Visual 01 Vestidor Ambiente ALTILLO Roble de Borgoña estructurado LM
  • Ambiente CASUAL CHIC
    Armarios Ambiente CASUAL CHIC se ha instalado de forma lineal Roble legado LM
  • Ambiente COLECCIÓN
    Vestidor Ambiente COLECCIÓN Roble aserrado estructurado LM
  • Ambiente ODISEA
    Vestidor Ambiente ODYSEA Grafito satinado LM

Acondicionar un espacio pequeño

Mobalpa ha realizado una distribución atípica, encantadora y a medida para una personalidad que representa la excelencia y el savoir-faire francés. Inès de La Fressange deseaba acondicionar un espacio en el que se sintiera a gusto, lejos del bullicio de la ciudad. No es ni una casa ni un apartamento ni un estudio. Es una cabaña donde quería dedicarse tiempo a sí misma y a dar rienda suelta a su imaginación. En este espacio, pensado como un refugio, no tenía ni cabida ni ganas de encontrarse con la clásica distribución de recibidor, cocina, comedor, salón, dormitorio y despacho cerrado. Lo que quería era un interior perfectamente distribuido con todas las comodidades necesarias, con diferentes zonas, una librería grande, un escritorio auxiliar, espacio de almacenaje, un vestidor y un rincón para descansar.

 

¿Cómo acondicionar un espacio pequeño?

En esta cabaña de 22 m2, el diseño previo del proyecto se pensó hasta el más mínimo detalle. El diseñador Mobalpa propuso un plano de distribución en 3D para visualizar bien los tres espacios distintos en tres niveles de altura. Cada espacio se compartimentó para reforzar el efecto cabaña: la gran librería con el pequeño escritorio, el rincón de dormitorio con cama y el espacio de vestidor con almacenaje, combinado con el pequeño tocador y el aseo. Los espacios se entrelazan astutamente y las numerosas ventanas iluminan lo que podría parecer un pequeño estudio de artista si la vista no diera al campo.

 

En el caso de la estancia principal, con el pequeño escritorio y la librería, al diseñador le pareció obvio que debía aprovechar toda la altura para optimizar el espacio de almacenaje. Un criterio muy importante para Inès. Una escalera metálica de estilo industrial permite acceder a los espacios más altos. Cada esquina de la habitación se aprovecha al máximo. Bajo la escalera autoportante se aprovechan los espacios de almacenaje adicionales: para archivadores en el lado que da al escritorio y para el calzado en el lado del vestidor. Cuando no hay espacio, hay que redoblar esfuerzos para encontrarlo, sobre todo cuando no hay ni salón ni un gran escritorio con zonas de almacenaje adaptadas.

 

 

Una decoración muy personal y materiales naturales

En la inspiración de Inès de La Fressange, los ambientes debían aunar el espíritu de cabaña con la madera, las plantas y los objetos traídos de aquí y de allá para conseguir un estilo decorativo auténtico y acogedor. Como esa pequeña vitrina con pátina azul, ese cajón de imprenta reconvertido para guardar las joyas o ese espejo de barbero vintage. Encontramos materiales como el mimbre, el lino, la alfarería o incluso la porcelana.

La comodidad también es esencial, con muchos cojines en el banco y en la cama. Inès quería sentirse como en casa, sin que la cabaña pareciera una casita de muñecas aunque los espacios fueran reducidos.

La decoración del vestidor se cuidó especialmente. Las vitrinas con iluminación led integrada ponen de relieve los accesorios y objetos que Inès trajo de su piso y a los que tiene especial cariño. También destacan las crucetas de madera que dan carácter a la estancia.

El suelo es principalmente de parqué de madera y, en el vestidor, de fibras naturales. Las paredes de la estancia principal son de paneles blancos barnizados y las del dormitorio, de roble macizo blanqueado barnizado aceitado. Unos nichos decorativos y colgadores con cestas de paja completan la decoración.

El metal negro cepillado también está presente en pequeños toques. Además de en la escalera, lo encontramos en las barras de las cortinas, las patas de la silla escolar del escritorio, los nichos de almacenaje bajo el lavabo y los soportes para accesorios.

Para hacer realidad el alegre sueño de infancia de Inès, el reto consistía en acondicionar íntegramente hasta el más mínimo espacio disponible. Sobre todo porque Inès lo confiesa sin rodeos: está «un poco obsesionada con el orden y la organización». Misión cumplida gracias a una relación de complicidad y confianza mutuas.