Cocina blanca y de madera con isla central

« Lo que buscábamos: ¡una cocina práctica y con espacio! »

En el centro de España, cerca de Madrid, José María y María Teresa disfrutan recibiendo la visita de sus hijos y nietos. Para acomodarlos mejor, ampliaron la cocina anexionando la terraza.

Soñaban con un ambiente luminoso, de madera cálida y, sobre todo, con espacio.

Una cocina reformada, más grande y práctica

Cocina blanca y de madera con isla central

La cocina, que ahora es muy espaciosa gracias a la superficie añadida, cuenta con una organización más funcional.


Una isla ocupa el centro de la estancia… ¡pero sin la zona de comedor integrada! La pareja prefiere tener una mesa grande de comedor independiente en la que quepa toda la familia.

¿Te gusta esta cocina?

Ir a la tienda

¡Ideal para ver y tocar los materiales, los colores y las distribuciones!

Una cocina blanca y de madera con isla central

Cocina blanca y de madera con isla central
Cocina blanca y de madera con isla central
Cocina blanca y de madera con isla central

José María y María Teresa quieren claridad. Optaron por un blanco mate luminoso combinado con un acabado marmolado en la encimera y la isla.

La luminosidad del conjunto se atenúa con algunos elementos con acabado roble ámbar. Este material da calidez, acompasa la composición y evoca la naturaleza.

Consejo decorativo: para contrarrestar un blanco resplandeciente, la madera aporta suavidad y un encanto muy auténtico

Un equipamiento de calidad para mayor comodidad

Cocina blanca y de madera con isla central
Cocina blanca y de madera con isla central
Cocina blanca y de madera con isla central

En la isla se han integrado unas grandes gavetas. Los muebles altos se abren con unas puertas plegables muy prácticas. El horno y el microondas se han encastrado en altura.

Hay muchos equipamientos ingeniosos, como el mueble persiana sobre la encimera que esconde los pequeños electrodomésticos, para facilitar el uso diario de esta cocina.

La opinión de la diseñadora

Judith, Mobalpa Ávila

Cocina blanca y de madera con isla central
Cocina blanca y de madera con isla central

 La isla central es el elemento protagonista en esta cocina. Ofrece almacenamiento adicional, y de fácil acceso. Además, estructura la circulación en la estancia. Por último, permite cocinar cómodamente a varias personas sin estorbarse.

Un proyecto Mobalpa Avila

Ver la ficha de la tienda

Diseños únicos para ti

  • Hecho para durar
  • Diseñadores formados
  • Fabricado en el corazón de los Alpes
  • Proyecto personalizado

Una cocina blanca y de madera con isla central

 

En España, en una región cercana a Madrid, José María y María Teresa ampliaron su cocina añadiendo la superficie de su terraza. Como les encanta recibir a sus hijos y nietos, necesitaban un espacio más amplio, donde toda su familia pudiera compartir cómodamente comidas y recetas familiares. Eligieron muebles en colores blanco y madera para darle más luminosidad y un toque de calidez. El contraste de esas tonalidades da carácter a este diseño tan luminoso.

Con el volumen adicional, la pareja pudo rediseñar completamente la distribución de la estancia e integrar una isla central, además de una gran mesa de comedor. El resultado está a la altura de sus expectativas: pasan mucho tiempo en su cocina blanca y de madera y valoran especialmente la funcionalidad de la isla, que es el auténtico centro de la cocina.

 

 

Un bloque central, con acabado de mármol blanco, para mayor comodidad

 

La isla es la gran baza de esta distribución. Ofrece mucho espacio de almacenamiento adicional, así como una superficie de trabajo añadida. En los grandes cajones deslizantes se guardan la vajilla, la batería de cocina y los alimentos. Todo está al alcance de la mano, una comodidad muy apreciada por los propietarios. Su gran superficie resulta muy cómoda. Permite cocinar con libertad y tiene una gran zona para dejar todo lo que se mete o se saca del frigorífico. También proporciona un espacio para organizarlo todo —aperitivos, platos principales y postres— antes de servirlos en la mesa.

El panel central con acabado de mármol claro corona los muebles de color blanco mate barnizado. Las jambas a juego le dan un refinado efecto monolítico. Con una armoniosa elegancia, este acabado se repite en las encimeras y la credencia del lineal lateral. Este último se prolonga con una columna y un nicho con un acabado de madera que da relieve a las líneas puras de la estancia. Enfrente de la isla, el mural de armarios, totalmente vestido de blanco con un aspecto depurado y discreto, pone en valor el enorme frigorífico de acero inoxidable cepillado.

 

 

Además de la isla, un práctico diseño en blanco y roble ámbar

 

Además de las grandes puertas correderas de la isla central, esta cocina blanca y de madera tiene mucho espacio de almacenamiento. El bloque de armarios, que alberga el frigorífico y el microondas, también incluye dos unidades que cuentan únicamente con baldas y cajones a la inglesa. ¡Una organización ideal para guardar toda clase de alimentos! 
En el mueble persiana sobre la encimera se guardan los pequeños electrodomésticos.

Entre los muebles altos, la campana integrada deja espacio para guardar las especias. Las puertas plegables lift permiten acceder al contenido de forma práctica y completa.

El nicho abierto, con acabado roble ámbar, aligera la composición y ofrece un espacio dedicado a la decoración.

Todas estas ingeniosas soluciones y muchas más facilitan el uso cotidiano de esta cocina para deleite de sus propietarios.

 

¿Cómo crear una cocina blanca y de madera con isla central?

 

Si te gusta la luminosidad, pero también buscas un aspecto acogedor y cálido, la combinación del blanco y la madera en la cocina cumplirá tus expectativas.

Para que una distribución con isla central sea un éxito, debes respetar obligatoriamente determinadas reglas. En primer lugar, tienes que contar con suficiente espacio para no saturar la habitación. Una isla requiere que se pueda circular alrededor con facilidad y que se puedan abrir cómodamente las gavetas y puertas de sus muebles. Una solución práctica para ahorrar espacio consiste en sustituir la mesa para integrar una zona de comedor directamente en la isla.

También hay que pensar previamente en el uso de este bloque central, para que definas mejor la configuración que necesitas. Si quieres poner en la isla la zona de lavado, con el fregadero, o la zona de cocinado, con la placa y/o el horno, esto implicará ciertos condicionantes técnicos. Habrá que llevar hasta el centro de la estancia las correspondientes tomas de agua o electricidad. Pero incluso una isla que solo tenga muebles será una maravilla.  Te proporcionará una gran superficie de preparación, almacenamiento adicional y puede que hasta una zona de comedor para vuestras comidas familiares o aperitivos con amigos.

Estéticamente, jugando con las tonalidades del blanco y la madera en la isla central, darás relieve, contraste y personalidad a tu cocina.

 

Para crear la isla perfecta para tu estilo de vida, confía en el saber hacer de nuestros diseñadores para que te asesoren. Definirán contigo los grandes rasgos de tu proyecto en función de tus deseos, necesidades y presupuesto. Visita una de nuestras tiendas para descubrir las numerosas opciones disponibles tanto en cuanto a colores y materiales como a mobiliario y distribución.