Limpieza de la encimera

Encimera de la cocina verde

Para conservarla el mayor tiempo posible en su estado original y por una cuestión de higiene, hay que limpiar todos los días la encimera de la cocina. Son muchas las ocasiones en las que se ensucia y maltrata esta superficie. La utilizamos para preparar todas las comidas y, al final del día o después de cocinar, la encimera requiere obligatoriamente una buena limpieza.

Limpieza diaria

Encimera de piedra

Con la mayoría de los siguientes materiales no hace falta utilizar detergentes: ¡un estropajo, agua y jabón son los mejores aliados!

Madera

Todas las encimeras de madera Mobalpa se aceitan y se barnizan para que resistan la humedad y la suciedad. Para limpiarlas, basta con un trapo húmedo y un poco de jabón.

Inox 

Es el material más utilizado en las cocinas profesionales porque es fácil de limpiar y muy higiénico. Una bayeta de microfibra húmeda es perfecta para su limpieza de diario. Luego hay que pasar un trapo seco para secarla.

Granito

Un estropajo con jabón garantiza su limpieza regular.

Cerámica

Con una bayeta húmeda, la encimera de cerámica conserva todo su brillo.

Estratificado

Es bastante fácil de limpiar con un paño con agua con jabón. Cabe destacar que algunos estratificados, como los de la gama Fenix de Mobalpa, son además antibacterianos.

Cuarzo

No poroso, es naturalmente antibacteriano. Al igual que en la mayoría de las superficies, para limpiarla es suficiente con una bayeta húmeda.

Mármol

Para limpiar una encimera de mármol sin dañarla, basta con usar un paño humedecido con agua caliente.

¿Te gustan estas instalaciones?

Ir a la tienda

¡Ideal para ver y tocar los materiales, los colores y las distribuciones!

Las manchas difíciles

Encimera blanca

Madera

Si la encimera tiene manchas difíciles de quitar como, por ejemplo, de café, hay que actuar muy rápidamente. Si una mancha está incrustada, se puede lijar (grano 200) y luego aplicar una capa de aceite de lino para proteger de nuevo la madera.

Inox

No teme la suciedad pero es muy susceptible con las huellas de dedos. Para tener la cocina inmaculada, se puede utilizar un limpiador protector o, algo más natural, una mezcla de limón y aceite de oliva.

Granito

Es bastante sensible a los productos ácidos y la limpieza con agua debe ser rápida si se quiere que sea eficaz.

Cerámica

La cerámica no es porosa y no deja que las manchas se incrusten. Pero, si tiene residuos secos, se puede frotar con suavidad con un estropajo.

Estratificado 

No se deja intimidar por las manchas, pero teme los arañazos. Los estratificados de lujo Fenix de Mobalpa se pueden reparar aplicando un paño húmedo y la plancha encima de los arañazos si son pequeños.

Cuarzo

Las manchas difíciles no le afectan: es uno de los puntos fuertes de este material.

Mármol 

Esta piedra porosa es delicada y las manchas difíciles pueden estropearla. Para reparar este tipo de accidentes, se puede tratar el mármol con un producto natural como el blanco de Meudon.

Precauciones

Precauciones

Cada material de encimera requiere unas medidas preventivas concretas en función de su sensibilidad.

 

Madera

Aceitar la madera periódicamente. Esta operación permite mantener la necesaria capa protectora.

 

Inox 

Esta superficie puede sufrir arañazos, por lo que hay que evitar los productos abrasivos.

 

Granito 

Aparte de la acidez, más difícil de manejar, la piedra resiste la humedad y la abrasión.

 

Cerámica

No requiere precaución alguna e incluso permanece insensible a las temperaturas muy elevadas.

 

Estratificado 

Este tipo de encimera requiere algunas precauciones, ya que se puede rayar y sufrir los cambios bruscos de temperatura. Por lo tanto, hay que procurar utilizar salvamanteles para las cazuelas y no intentar limpiar el estratificado con el lado abrasivo del estropajo.

 

Cuarzo

El cuarzo tiene pocos condicionantes de limpieza, pero no es tan resistente como la cerámica, por ejemplo en cuanto al calor. Por eso, es mejor utilizar salvamanteles con este material.

 

Mármol 

Hay que evitar los productos ácidos, que pueden dañarlo irremediablemente. La mejor precaución es la limpieza regular e inmediata.